Hay en el mundo un lenguaje que todos comprendemos:
el lenguaje del entusiasmo. de las cosas hechas con amor y 
con voluntad, en busca de aquello que se desea o en lo que se cree.

Comentarios

comentarios

Paulo Coehlo, 0 / 5 (0 votos)