– ¡Mama, mama!
– ¿Qué quieres hijo?
– ¿Te recojo las aceitunas negras que hay tiradas en el suelo del establo?
– Calla, calla. Si son las cagarrutias de las cabras.
– Ya me paecian a mi que no llevavan hueso. 

 

 

Comentarios

comentarios

Las cabras, 0 / 5 (0 votos)