Cerré los ojos y le pedí al viento:

Ya no quiero más equipajes pesados

que no me dejan avanzar.

De ahora en adelante, solo levaré lo que me

quepa en mis bolsillos y en e corazón.

Para qué acumular riquezas, odios, etc

si no nos vamos a llevar nada…

Comentarios

comentarios